Cenicienta

fotografia zapatos

Haciendo caso al Hada Madrina, al escuchar las campanadas que anunciaban las doce Cenicienta abandonó la fiesta.

Apenas había salido del salón del baile, se quitó los zapatos y los lanzó lejos, bien lejos. Quería asegurarse de que el príncipe no pudiera encontrarla. Ya se había cansado de tanto cuento.

Haciendo caso al Hada Madrina, al escuchar las campanadas que anunciaban las doce, Cenicienta abandonó la fiesta.

Apenas había salido del salón del baile, se quitó los zapatos y los lanzó lejos, bien lejos. Quería asegurarse de que el príncipe no pudiera encontrarla. Ya se había cansado de tanto cuento.